Romance d'as Queixas d'Alfonso V

O segundo romance en aragonés conoixiu ye o Romance d'as queixas d'Alfonso V[1].

Relieu d'a entra d'Alifonso V en Naples, en o castiello de Castel Nuovo (Italia)
Estatua d'Alifonso V en la entra d'o Palacio Reyal de Naples

Apareixe en un protocolo de 1448 d'o notario reyal Pasqual Contín[2] y tracta d'a conquiesta d'o reino de Naples, en 1442, dimpués d'una larga guerra contra los franceses y os suyos aliaus, principiada en 1420[3].

Ye acomparau a lo romance Mirava, de Campoviejo, el rey de Aragón un día, publicau en 1550 en Zaragoza [4] y en Anvers[5].

A más, bi'n ha versions actuals. La una, en catalán recullida enta 1919-1920 por o musicologo Higini Anglès y o politico y escritor Ventura Gassol en o Camp de Tarragona[6]. La otra, publicada en 1989 por Luis Suárez Ávila, ascuitada en El Puerto de Santa María (Cádiz)[7].

Os feitos que se recentan en o poema son muito cercanos a lo que realment s'esdevino.[8]

TextoEditar

Sí s'estava en Campoviexo
el rey de Aragón un día,
myrando la ciudat grande
que de Naples se dizía.

—¡Ay, ciudat, tanto me costas
e, por la ventura mýa,
costas-me XXII anyos,
los myllores que yo havýa!
Costa-me duches e contes
e mucha infanterýa;
e costas-me(s) un harmano
que por fillo lo tenýa. —

Miravan naus y gal·laras,
unos van, otros vinýan,
myravan la gente d'armas,
(genovés e francés)
que dentro ellas vivýan,
ginovesses e francesses,
una (geng) gentil cavallerýa.

Miran Castel Nou e Capuana,
Montaporto que parescía.
— E, enantes que no passe
XV días, tú (endo) serýas mýa(s). —

ReferenciasEditar

  1. (es) Encarnación Marín Padilla, José Manuel Pedrosa: 'Un texto arcaico recuperado para la historia del romancero: una versión aragonesa manuscrita (1448) de "Las Quejas de Alfonso V"', Revista de Literatura Medieval, 12, Universidad de Alcalá de Henares, 2000; p. 177-191[1]
  2. (an) Archivo de Protocolos Notarials de L'Almunia de donya Godina, Protocolo d'o notario reyal Pasqual Contin de l'anyo 1448, n° 294, folio suelto dezaga d'o folio 79. O protocolo tiene 103 folios en total.
  3. (es) Giuseppe di Stefano: 'El rey que mira. Poder y poesía en el "Romancero viejo"', Historia, reescritura y pervivencia del romancero. Estudios en memoria de Amelia García-Valdecasas, Universitat de València, 2000 [2]; p. 127 y ss.
  4. Segunda parte de la Silva de Varios Romances, Zaragoza, Stevan G. de Nagera, 1550: «Mirava de Campoviejo, / el rey de Aragón un día, / mirava la mar d'España / cómo menguava y crescía; / mirava naos y galeras, / unas van y otras venían: / unas venían de armada, / otras de mercadería; / unas van la vía de Flandes; / otras, la de Lombardía; / essas que vienen de guerra, / ¡o, quán bien le parescían! / Mirava la gran ciudad / que Nápoles se dezía; / mirava los tres castillos / que la gran ciudad tenía: / Castel Novo y Capuana, / Santelmo que reluzía; / aqueste relumbra entr'ellos / como el sol de mediodía. / Llorava de los sus ojos, / de la su boca dezía: / -¡O, ciudad, quánto me cuestas / por la gran desdicha mía! / Cuéstasme duques y condes, / hombres de muy gran valía; / cuéstasme un tal hermano / que por hijo le tenía; / d'ess'otra gente menuda, / cuento ni par no tenía. / Cuéstasme veinte y dos años, / los mejores de mi vida, / qu'en ti me nascieron barbas / y en ti las encanescía. -»
  5. Cancionero de romances, Anvers, 1550: «Mirava de Campo Viejo, / el rey de Aragón un día, / mirava la mar de España / cómo menguava y crecia. / Mira naos y galeras, / unas van y otras venían; / unas, cargadas de sedas / y otras, de ropas finas. / Unas van para Levante, / otras van para Castilla. / Mirava la gran ciudad, / que de Nápoles se dezía. / O ciudad, quánto me cuestas, / por la gran desdicha mía. / Cuéstasme veynte y un años, / los mejores de mi vida. / Cuéstasme un tal hermano, / que más que un Héctor valía, / querido de cavalleros / y de damas de valía. / Cuéstasme los mis thesoros, / los que guardados tenía; / cuéstasme un pagecico / que más que a mí lo quería.»
  6. Higini Anglès, 'Recull de cançons populars de la comarca del Camp', IV Certamen del Centre de Lectura, Reus, Revist del Centre de Lectura, 1921 [1926], III, p. 267-268: «Mirant estava mirando, / lo rei de Nàpols un día; / mirava la mar d'Espanya / quan minvava i quan creixia. / Mirava anants i galeres, / unos van i otrus venien; / los unos van pur Espanya, / lus otrus van pur Llombardia. / Otrus van per ciutat granda, / que Nàpolas si dicía. / Nàpolas, quantu ma qüestas / pur las grandas dixes mies. / Ma qüestes veinta un añu, / toda la flor de mi vida. / Ma qüestas veinta un añu, / toda la flor de mi vida. / Ma qüestas quienta menuda, / mas de cinc mil que jo'n tenia [...].»
  7. Luis Suárez Ávila, 'El romancero de los gitanos bajo andaluces, germen del cante flamenco', El romancero: tradición y pervivencia a fines del siglo XX, Cádiz, Fundación Machado-Universidad de Cádiz, 1989; p. 604: «Miraba la mar de España, / cómo menguaba y crecía, / yo miraba las galeras / que el Rey de España tenía / unas venían de armada, / y otras con su mercancía; / unas traían seda; / otras holanda traían; / unas iban para Flandes, / y otras, para Normandía.»
  8. Alan Ryder, Alfonso el Magnánimo, rey de Aragón, Nápoles y Sicilia. 1396-1458, València, Edicions Alfons el Magnànim, 1992; p. 302-307: «A mitad de noviembre [de 1441], sus ejércitos [d'Alifonso V], con diez mil hombres, se situaron alrededor de las murallas; sus naves y galeras pululaban por la bahía. Para imponer su determinación, había construido su campamento en la llanura de Campovecchio [...]. El viernes 1 de junio [de 1442], Alfonso consideró que todo estaba a punto [...]. Durante el asalto, Alfonso había permanecido fuera de las murallas dirigiendo las operaciones [...]. Solo cuando el plazo asignado hubo expirado hizo su entrada en una ciudad que lo había recibido en triunfo veintiún años antes [...]. Su primera preocupación fue visitar el monasterio de Carmine para ver el crucifijo que la leyenda vinculaba con la muerte de su hermano Pedro [...]. En Castelnuovo, su rival René [...] no presentó objeciones a la rendición de Castelcapuano; el castillo de Sant Elmo siguió el ejemplo a los pocos días.»