Abrir menú principal

Un diminutivo toponimico[1] ye un uso de formas diminutivas creyadas con sufixos diminutivos pa diferenciar uns toponimos con respecto a d'atros con la mesma radiz que se prenen de referencia.

A vegadas un diminutivo toponimico ye un toponimo transportau en un proceso de migración y/u expansión humana u lingüistica, por eixemplo los refuchiaus musulmans de Baeza s'establioron en Granada y orichioron lo toponimo Albaicín correspondient a lo barrio que habitoron.

A vegadas una simpla scisión vecinal puet creyar diminutivos toponimicos. Tamién se puet desvenir que con lo tiempo un lugar chico prenga una forma diminutiva pa diferenciar-se d'atro toponimo con la mesma radiz y que presenta una importancia demografica u politica mes gran.

Diminutivos toponimicos en lo dominio lingüistico aragonésEditar

Ta más detalles, veyer l'articlo Diminutivo toponimico en l'aragonésveyer os articlos [[{{{2}}}]] y [[{{{3}}}]]veyer os articlos [[{{{4}}}]], [[{{{5}}}]] y [[{{{6}}}]]veyer os articlos [[{{{7}}}]], [[{{{8}}}]], [[{{{9}}}]] y [[{{{10}}}]].

En lo dominio lingüistico aragonés se documenta l'uso de los sufixos -et, -iello, -uelo y lo tardano -ico con las suyas correspondients formas femininas -eta, -uela, -ica.

Bells eixemplos de situacions que dimpués de la formación d'un toponimo se creya una forma diminutiva pa diferenciar-lo d'atro con la mesma radiz y d'importancia demografica mes gran lo tenemos en Santolarieta (pa diferenciar-se de Santolaria), en Cerveruela (pa diferenciar-se d'unas quantas Cerveruelas) y en Ferreruela (pa diferenciar-se de Ferrera de los Navarros).

Bell toponimo que en aragonés medieval no teneba diminutivo como Collado de Per Esteban prenió la forma El Colladico en tiempos en los que l'aragonés ya heba desapareixiu en la suya zona, y ya en un contexto castellanoparlant.

La mesma situación trobamos con Samperico Lagata (Sant Per de Lagata), con diminutivo pa diferenciar-lo de Sant Per de Calanda. Manimenos a diferencia de El Colladico nunca no ha estau oficial y ye propio d'usos populars cada vegada menos comuns.

Manimenos como lo diminutivo -ico yera present en las zagueras formas d'aragonés que se charraban en lo Sistema Iberico y val de l'Ebro teoricament sería posible de documentar la formación de diminutivos toponimicos con -ico dende la suya aparición tardana en l'aragonés.

Diminutivos toponimicos en lo dominio lingüistico catalánEditar

Ta más detalles, veyer l'articlo Diminutivo toponimico en catalánveyer os articlos [[{{{2}}}]] y [[{{{3}}}]]veyer os articlos [[{{{4}}}]], [[{{{5}}}]] y [[{{{6}}}]]veyer os articlos [[{{{7}}}]], [[{{{8}}}]], [[{{{9}}}]] y [[{{{10}}}]].

En la toponimia catalana ye común trobar diminutivos toponimicos creyaus con los sufixos -et y -ol (cognato de lo sufixo -uelo), -ola (cognata esta forma femenina de lo sufixo anterior con la terminación -uela común en la toponimia aragonesa).

La repoblación con catalans que siguió a la reconquiesta de la Catalunya Nueva, Reino de Valencia y Islas Balears produció nombres repetidos y la necesidat de fer diminutivos toponimicos en Cerdanyola del Vallès y Gironella[1].

Las scisions vecinals son responsables en catalán de l'orichen de toponimos como Barceloneta y Suquets[1].

A vegadas qualques sieglos dimpués de la formación d'un toponimo, se desvién que prenga un sufixo diminutivo pa diferenciar-se d'un atro con la mesma radiz y que tién mayor importancia demografica u politica. Esto puet quedar fixau a libel oficial, como en Vilagrasseta y Els Omellons[1] u quedar en un rechistro popular u en un uso ironico u hipocoristico.

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 (es) Albert Turull: Una caracterización de la toponimia pirenaica catalana Euskaltzaindiaren XVI. Biltzarra, 2011, ISBN 978-84-95438-76-8 , p 1098.

BibliografíaEditar