Ciclope de Graus

Start hand.svg Esta pachina ye escrita en aragonés ribagorzano.

El ciclope de Graus é una faloria que va repllegar Joaquín Costa[1] sobre un d'estes sers que habría viviu en una esplluga de la penya Grustán, cerca de la villa de Graus. La leyenda é igual como el canto d'Ulises y el ciclope Polifemo de la Odisea,[2] pero treslladada de puesto ta la villa ribagorzana.

HistoriaEditar

El ciclope de Graus eba un chigant con un solo uello que viviba en una esplluga por alto de l'Esera. Teneba un rabanyo de uellas. Eba charrador y pareixeba amistoso, pero embolicaba a los incautos pa comer-se-los con la escusa de convidar-les a una lifara en la esplluga.

Contan que una vez un zagal de la villa de Graus se va deixar engatusar por el chigant y le va dir que sí a pasar la nit a la esplluga. Ya en la escurina, el choven se va percatar de lo que en verdat quereba la bestia, pero eba masa tarde y no podeba fuir. El mozo, que no eba ni un pon tonto, pilla una barra de fierro que eba por tierra en la esplluga y la fote a escalfar en el fuego sin que el ciclope en pare cuenta.

En estas que quan el ciclope decide comer-se-lo, el zagal allarga el brazo, pilla el fierro rusiente y le puncha con ell el solo uello d'el chigant. Este, desfermau de dolor, escacila, grita, patateya y deixa de la mano a'l choven que aprofita pa esmuir-se a galapatons entre las uellas. Quan el ciclope ciego mira de pillar-lo tocand los llomos de la ramada, el zagal ya s'heba tapau la espalda con la zamarra de cordero de forma que el chigant no notase la diferencia.

Pero el ciclope teneba un atro gafe: teneba un aniello encantau que, seguntes se diba, teneba el poder d'atrayer a los humans. Alavetz, va y se lo saca y el tira por tierra. El choven que lo veye y no s'adube de pillar-lo y meter-se-lo en el dedo. Pero como s'ha dito l'aniello eba machico, y lo que va fer en sentir-se a'l dedo d'una persona é fer-se estreto, tanto que anque antes eba estau d'el chigant ara el mozo ya no se lo podeba sacar. Y contino va comenzar a emitir una melodía.

El Polifemo grausino va sentir la musica y se va dir: ara é pa yo! y se va abalanzar. El zagal feba vueltas corrend per la cueva, y el ciclope dezaga, gritand. En estas que no veye una atra manera de librar-se y pilla la navalleta, se talla el dedo y l'arrulla a l'Esera con todas las fuerzas.

El ciclope que siente marchar la musiqueta, no se piensa lo que ye pasand y se chita de cabeza ta'l río. No sabeba nadar y eba tiempo de mayenco, aixinas que l'aigua se lo va tragar y mai més se va saber d'este monstruo.

CuriosidatzEditar

Cerca de Grustán, que é una aldeya de Graus a la qual alude Costa quan dice que esta historia se desenvolica a la penya d'ixe nome, i ha una esplluga que a la epoca de Joaquín Costa en diban la Esplluga Pollicén (1862).[3] Actualment el toponimo é Pollisén.[3] Este toponimo podría haber recordau a Polifemo, el ciclope de la Odisea d'Homero.

ReferenciasEditar

  1. (es) ADELL CASTÁN, J.A. y GARCÍA RODRÍGUEZ, C. Brujas, demonios, encantarias y seres mágicos en Aragón (6ª edición). Ed. Pirineo. Uesca, 2008. ISBN 978-84-87997-75-4.
  2. (es) NAVARRO LÓPEZ, José Miguel. Diccionario de signos, símbolos y personajes míticos y legendarios del Pirineo Aragonés. Ed. PRAMES. Zaragoza, 2018. ISBN 978-84-8321-889-1.
  3. 3,0 3,1 (es) RIZOS JIMÉNEZ, Carlos. Toponimia de Ribagorza: Graus II; Zonas de Barasona, Graus y Panillo. Editorial Milenio. Leida, 2006. ISBN 84-9743-204-5.

Se veiga taméEditar